¿Cómo afecta la alimentación en mi hijo?

A propósito de marzo, mes de la nutrición, te presentamos una nota sobre cómo una inadecuada nutrición podría interferir o afectar en el comportamiento de tu hija.
Algunos investigadores han asociado las conductas agresivas y antisociales con una inadecuada o mala alimentación desde la etapa preescolar y escolar.
La University of Southern California, encontró que la falta de zinc, hierro, vitamina B y proteína en los primeros tres años de vida pudo haber sido el causante de mal comportamiento posteriormente.
A los ochos años, los niños que no fueron alimentados adecuadamente fueron más propensos a ser irritables y buscar pleitos que aquellos que fueron alimentados correctamente.
Se hizo una investigación en Mauritania con más de 1000 niños durante 14 años y se encontró que los niños con un grado de desnutrición o malnutrición mayor tenían un comportamiento antisocial en sus etapas subsecuentes.

Sin duda los padres y autoridades educativas podrían prevenir este tipo de comportamientos creando una cultura alimentaria desde edades tempranas.       

El promover el consumo de alimentos variados, frutas y verduras, carnes magras y cereales integrales podrían mejorar, evitar y hasta eliminar comportamientos negativos que afectarán a lo largo de su vida al niño.

 
REGRESAR